Saltar al contenido
Fabulas.top

Las ranas pidiendo rey

fábula clásica Las ranas pidiendo rey

Cansadas las ranas del propio desorden y anarquía en que vivían, mandaron una delegación a Zeus para que les enviara un rey.

Zeus, atendiendo su petición, les envió un grueso leño a su charca.

Espantadas las ranas por el ruido que hizo el leño al caer, se escondieron donde mejor pudieron.

Por fin, viendo que el leño no se movía más, fueron saliendo a la superficie y dada la quietud que predominaba, empezaron a sentir tan grande desprecio por el nuevo rey, que brincaban sobre él y se le sentaban encima, burlándose sin descanso.

Y así, sintiéndose humilladas por tener de monarca a un simple madero, volvieron donde Zeus, pidiéndole que les cambiara al rey, pues éste era demasiado tranquilo.

Indignado Zeus, les mandó una activa serpiente de agua que, una a una, las atrapó y devoró a todas sin compasión.

¿Cuál es la enseñanza de la fábula Las ranas pidiendo rey?

A la hora de elegir los gobernantes, es mejor escoger a uno sencillo y honesto, en vez de a uno muy emprendedor pero malvado o corrupto.

Todo sobre la fábula corta Las ranas pidiendo rey

Las ranas pidiendo rey es una de las fábulas cortas más referentes de el autor. Es cuento  del prestigioso fabulista griego Aesopus (Esopo), el cual destaca por sus fábulas en la época griega.

Estas historias fantásticas se basan en tres momentos clave:

  1. La posición de partida en que se plantea un apuro determinado, entre dos figuras, que por lo general son animales.
  2. La actuación de los actores, que procede de la libre elección de los mismos entre las opciones de la situación dada.
  3. La evaluación del comportamiento asignado que se basa en el resultado del exito o el fracaso producido por tal elección.

Más fábulas en vídeo

¡Valora esta Fábula!