Saltar al contenido

El águila, la liebre y el escarabajo

fábula clásica corta El águila, la liebre y el escarabajo

Estaba una liebre siendo perseguida por un águila, y viéndose perdida pidió ayuda a un escarabajo, suplicándole que le ayudara.

Le pidió el escarabajo al águila que perdonara a su amiga. Pero el águila, despreciando la insignificancia del escarabajo, devoró a la liebre en su presencia.

Desde entonces, buscando vengarse, el escarabajo observaba los lugares donde el águila ponía sus huevos, y haciéndolos rodar, los tiraba a tierra.

Viéndose el águila echada del lugar a donde quiera que fuera, recurrió a Zeus
pidiéndole un lugar seguro para depositar sus huevos.

Le ofreció Zeus colocarlos en su regazo, pero el escarabajo, viendo la táctica escapatoria, hizo una bolita de estiércol, voló y la dejó caer sobre el regazo de Zeus.

Se levantó entonces Zeus para sacudirse aquella suciedad, y tiró por tierra los huevos sin darse cuenta.

Por eso desde entonces, las águilas no ponen huevos en la época en que
salen a volar los escarabajos.

¿Cuál es la enseñanza de la fábula El águila, la liebre y el escarabajo?

Nunca desprecies lo que parece insignificante, pues no hay ser tan débil que no pueda alcanzarte.

Todo sobre la fábula clásica El águila, la liebre y el escarabajo

El águila, la liebre y el escarabajo es una de las fábulas clásicas más referentes de el autor. Es historieta  del prestigioso fabulista griego Aesopus (Esopo), el cual es famoso por sus fábulas en la época griega.

Estas fábulas se basan en tres momentos clave:

  1. La posición de comienzo en que se plantea un problema determinado, entre dos figuras, que por lo general son animales.
  2. La conducta de los personajes, que procede de la libre elección de los mismos entre las opciones de la situación dada.
  3. La corrección del comportamiento asignado que se evidencia en el resultado del triunfo o el fracaso producido por tal decisión.

¿La fábula famosa El águila, la liebre y el escarabajo en vídeo